ArtículosHistoria

SAVOY BALLROOM

1 Marzo, 2016 0 comentarios

1bis3

La Sala Savoy, conocida también como Home of Happy Feet,  es una de las salas míticas de New York, es nombrarla y evocar algunos de los mejores momentos de la historia del swing y del Lindy Hop, por ella pasaron los mejores bailarines, cantantes y bandas del momento.

La Savoy Ballroom abrió sus puertas, el 12 de marzo de 1926, gracias a la colaboración entre el empresario Jay Faggen y el hombre de negocios Moe Gale y pusieron en el cargo de gerente de la sala a Charles Buchanan. La idea de Buchanan era ofrecer un a salón de baile de lujo para dar cabida a miles de bailarines que deseaban un lugar con buen gusto en vez de los habituales locales pequeños, malolientes y cargados de humo.

La Sala Savoy, en Lenox Avenue (en la parte alta de Harlem), ocupaba la segunda planta de un edificio a lo largo de toda la manzana entre las calles 140 y 141. Tenía un gran vestíbulo con una gran lámpara de araña de cristal y una escalera de mármol que conducía a la pista de baile El interior estaba pintado de rosa y las paredes forradas con espejos. Leon James, uno de los míticos bailarines de le época, comentó sobre la Sala Savoy: Mi primera impresión fue que entraba en otro mundo. Había estado en otras salas de baile, pero esta era diferente, mucho más grande, más glamour, clase real… El salón de baile era enorme con dos quioscos de música y un escenario retráctil. La pista de baile tenía más de 10.000 pies cuadrados (929 metros cuadrados) y era rectangular 200 x 50 pies (60 x 15 metros).

1bis2

En la Sala Savoy trabajaban alrededor de 150 empleados entre camareros, seguridad y las famosas Savoy Hostesses, mujeres bellas de Harlem, cuyo cometido era enseñar a bailar a la gente o ser compañeras de baile de cualquier persona que comprase un ticket de baile que costaba 25 centavos. Los encargados de seguridad, antiguos boxeadores y jugadores de baloncesto, iban vestidos de etiqueta, y ganaban 100 dólares por noche, pero hacían del Savoy un lugar seguro y en el que el nivel de peleas era mucho más bajo que en otras salas, y eso teniendo en cuenta que muchas noches en el Savoy se podían juntar alrededor de 4.000 personas.

La Sala Savoy habría al público cinco días a la semana, dejando los dos restantes para fiestas y eventos privados. El precio de la entrada oscilaba entre los 30 y los 85 centavos, dependiendo de la hora de entrada, cuanto más tarde se entrase, más se pagaba. Se calcula que, anualmente, se obtenían unos 250.000 dólares de beneficios en sus años de mayor apogeo, desde finales de los años 20 hasta los años 40. Cada año pasaban por la Savoy Ballroom, alrededor de 700.000 personas. Parece ser que el día de la famosa batalla de bandas entre Benny Goodman y Chick Webb había casi 25.000 personas en la calle esperando para entrar.

76150_513486945368583_1995619616_n

Algo que caracterizó al Savoy fue que no había ningún tipo de segregación racial, admitía tanto a negros como a blancos, si bien es cierto que una mayoría de sus asistentes eran de raza negra, alrededor del 85%, por un 15% de blancos, aunque hubo noches que la cosa llegó a un 50/50. El resto de Salones no admitía esa mezcolanza o, si lo hacía, como el Roseland Ballroom la noche de los domingos en las que se permitía la entrada tanto de blancos como negros, separaban la pista con una cuerda para que a cada lado de la misma estuviesen por una parte blancos y por la otra negros. Frankie Manning, una de las estrellas indiscutibles del Lindy Hop, señalaba que los clientes del Savoy eran juzgados por sus habilidades en la pista del baile y no por el color de su piel.

Y hablando de habilidades en la pista de baile, señalar que, en la esquina noreste de la misma se encontraba la conocida como Cat’s Corner, que era la zona reservada para que los bailarines pro demostrasen sus habilidades. Por allí pasarían grandes bailarines como Leon James, Leroy Jones, Shirley “Snowball” Jordan, Frankie Manning o Ann Johnsony las parejas George “Shorty” Snowden y “Big Bea” y Sketch Jones con “Little Bea”.

1bis2

Una de las mayores atracciones de la Sala Savoy era, sin duda, sus famosas batallas de bandas que comenzaron en 1937 cuando la Benny Goodman Orchestra desafió a Chick Webb, que fue el líder de banda más famoso en la década los 30, y de la que se declararía vencedor a este último. En 1938 Webb y su banda serían desafiados por la Count Basie Band siendo declarado, nuevamente, ganador Chick Webb. También serían muy populares los concursos de baile que se celebraban, habitualmente, las noches de los miércoles. El primer premio solía consistir en una cantidad en metálico, alrededor de 40 dólares, y la posibilidad de realizar una actuación en solitario.

Quitando un cierre policial que duró seis meses, en 1943, el Savoy Ballroom tuvo sus puertas siempre abiertas hasta su cierre definitivo en octubre de 1958. A pesar de los esfuerzos de varias personas y estamentos de la ciudad, el Savoy sería derruido para la construcción de unos bloques de viviendas. El 26 de mayo de 2002, Frankie Manning y Norma Miller descubrieron una placa conmemorativa de la Sala Savoy en el lugar donde estuvo emplazada.

76150_513486945368583_1995619616_n

https://www.youtube.com/watch?v=Mqsc0dhoED0

Fuentes:

https://en.wikipedia.org/wiki/Savoy_Ballroom

http://www.streetswing.com/histmain/z3savoy1.htm

http://www.danceheritage.org/savoy.html

http://www.aaregistry.org/historic_events/view/savoy-ballroom-opens

http://www.danceheritage.org/treasures/savoy_essay_stern.pdf

Te puede interesar

Deja un comentario