Reflexiones

MI II HOPPER ANIVERSARIO

28 Junio, 2016 10 Comments

12528274_10208542359096950_1407752481_o

No recuerdo el día exacto, no pensé que el Lindy fuera influir tanto en mi vida como para marcarlo en rojo en el calendario, pero en estas fechas se cumplen dos años desde que empecé en este mundillo del Swing, Lindy, Jazz…

Todo empezó con un enlace a un artículo de un periódico, que me envió una amiga de afición a la fotografía, conocedora de mi gusto por el swing, y a los pocos días estaba apuntado en una de las escuelas que imparten Lindy Hop (nombre que no había oído en mi vida) en Madrid. Fue un verano que recuerdo con mucho cariño. Muchas horas de baile, de música pero, fundamentalmente, de buen rollo. Si algo tengo que agradecer a Ingrid y Jordi, mis primeros profesores de Lindy, es que, aparte de enseñarme a dar mis primeros pasos,  me inculcaron, con su ejemplo, una filosofía y unos valores que van en conjunto con este baile. Quizás, sin este plus social, no seguiría bailando.

Han sido dos años de muchas y, en ocasiones, intensas experiencias, en lo que al baile se refiere. La mayoría han sido muy buenas y gratificantes pero, como en todo, también ha habido sus zonas grises (a negras nunca han llegado). Yo no sé si al resto de hoppers les ha pasado alguna vez pero yo, que a veces soy muy exagerado en determinadas cosas, he pasado por momentos de frustración y momentos de muchas dudas. He estado a punto de tirar la toalla en más de una ocasión (para mí, bailar, ha supuesto superar un miedo al ridículo cerval, nunca había bailado a nada, ni siquiera en las discotecas,  por ese sentido del ridículo) pero siempre ha habido alguien, profesores o compañeros, que me ha dado el apoyo necesario para seguir adelante.

Pero lo que más me ha llenado, y  por lo que más me alegro de haber ingresado en esta “secta” del Lindy, es la cantidad de gente que he conocido a lo largo de este tiempo y todo lo que me han aportado. Si en un principio me sentí sorprendido, y agradecido, por ser admitido como uno más entre ellos (hay una considerable diferencia de edad con la mayoría de ellos) hoy no puedo expresar con palabras lo que significa para mí la amistad de tanta gente. En principio te relacionas, sobre todo, con la gente de tu clases y de tu escuela, pero poco a poco, gracias a las diferentes fiestas y festivales, te vas abriendo a mucha más gente y es una de las mayores satisfacciones que te puede dar este mundillo. Por poner un ejemplo, el otro día en el Círculo de Bellas Artes, donde se celebraban LAS NOCHES BÁRBARAS-12ª Fiesta de Músicos de la Calle, entrar en el hall y que te reciban con una gran sonrisa, un abrazo y y un par de besos, subir a la primera planta y encontrarte con otro montón de hoppers que, igualmente te reciben con los brazos abiertos, subir a la terraza y otro tanto de lo mismo… eso no se paga con dinero. Es algo que debemos conservar y, en la medida de lo posible, incrementar, no crear grupos cerrados, estar abiertos a todo el mundo y sobre todo apoyar a los nuevos hoppers, que se sientan arropados por los más veteranos, que se sientan parte integrante de esta gran familia. Por supuesto también he tenido varios desencuentros, algunos ya superados, y alguno que se ha quedado encallado. Es una pena pero, somos muchos, cada día más, y es imposible llevarse bien con todo el mundo, esto, desgraciadamente, es como la vida misma, no todo es color de rosa, pero espero que, igual que unos se arreglaron, los que quedan pendientes terminen por llegar, también, a solucionarse.

Tengo muy claro que hace dos años tuve mucha suerte al recibir aquel enlace pues, desde entonces, he pasado por grandes momentos: me divierto, muchísimo, bailando, sí, bailando, quién me lo iba a mí a decir; según parte de mi familia  ahora soy más cariñoso, doy muchos más besos y abrazos (yo es que he sido siempre muy raspa); me he culturizado, y mucho, musicalmente e históricamente  y, lo más importante, tengo una nueva familia formada por un montón de gente maravillosa de la que recibo muchísimo más de lo que yo les puedo dar. No os podéis hacer una idea de lo que significó para mi vuestro apoyo en mis malos momentos, no hace falta que os nombre uno a uno, la lista sería interminable, pero sabéis perfectamente quienes sois. Muchas gracias por estos dos maravillosos años.

Let’s Swing

Let’s Lindy

Let’s Frankie Manning

P.D. 1: Todavía me queda superar algo de ese miedo al ridículo que hace que me dé bastante vergüenza sacar a bailar, sobre todo, a followers que no conozco o que tienen mucho nivel.

P.D. 2: Pues según me han comentado, el día que empece con el Lindy fue el 14 de Julio

Te puede interesar

10 Comments

Esther 28 Junio, 2016 at 06:13

Pues que me he emocionado.
Happy anniversary!!!

Reply
DaddySwing 28 Junio, 2016 at 06:59

Muchas gracias Esther, besos

Reply
Nuria 28 Junio, 2016 at 09:11

Let’s dance, Daddyswing!
Felicidades y a por el tercero.

Reply
DaddySwing 28 Junio, 2016 at 09:34

Muchísimas gracias, Nuria, besos

Reply
Gabriel Conde 28 Junio, 2016 at 14:18

Me han encantado tus reflexiones de aniversario, porque leyendolas me he sentido reflejado en la mayor parte de las emociones y satisfacciones que ha supuesto el lindy para ti. Estoy totalmente de acuerdo en que debemos conservar este ambiente. Felicidades!

Reply
DaddySwing 28 Junio, 2016 at 18:01

Muchas gracias, Gabriel. Ojalá que ese ambiente se conserve y, en la medida de lo posible, se mejore. Un abrazo

Reply
Rafa Perelló 28 Junio, 2016 at 22:02

¡Muchas felicidades por esos dos años de hopper! Muy buena reflexión, es cierto que aprender a bailar es mucho más que reproducir unos pasos. Si ya escuchar la música que a uno le llena es un placer, el poder bailarla es una sensación indescriptible, te entiendo perfectamente…y como dicen en Adidas, “impossible is nothing”. Let’s swing…

Reply
DaddySwing 29 Junio, 2016 at 06:15

Muchas gracias Rafa, la verdad es que cuando sientes que empiezas a bailar, a escuchar la música y mover los pies y el cuerpo siguiendo su ritmo, es una gozada y muy divertido. Un saludo

Reply
Oscar Bautista 28 Junio, 2016 at 22:06

Que bien escribes jodio.
Me siento identificado con tus vivencias en estos dos años de vida swing.
Todavía nos queda cuerda para rato Daddy!
Un fuerte abrazo.
Óscar

Reply
DaddySwing 29 Junio, 2016 at 06:16

Pues claro que nos queda cuerda para rato, Osquitar, o eso espero jajaja. Otro fuerte abrazo para ti y muchas gracais

Reply

Deja un comentario