Sin categoría

LA REPÚBLICA DEL SWING

25 Noviembre, 2016 0 comentarios

2

En estos tiempos tan convulsos que nos ha tocado vivir, con tanta agitación política y social, cambios de fronteras y climáticos asistir al nacimiento de una nueva república es algo que no todo el mundo podría prever o incluso desear. Pero si hablamos de una república en la que sobran todas las connotaciones políticas y territoriales, todo el mundo es bienvenido y su himno se mueve a ritmo de swing, todo cambia, radicalmente, y para bien.

El pasado miércoles, en el Centro Cultural Julio Cortázar, fui testigo del nacimiento de La República del Swing un concierto-espectáculo de jazz clásico y swing, al que nos invitan Indigo Jazz, y que nos transporta, a través de la música y el baile, desde los años 20 hasta los 50 del siglo pasado.

La verdad es que en mi valoración sobre La República del Swing corre el peligro de no ser muy imparcial porque, empezar el concierto con On the Sunny Side of the Street, una de las canciones swing que más me gusta (por no decir que la que más), incluir Running Wild, canción interpretada por Marilyn Monroe en mi comedia favorita Some Like It Hot, aquí conocida como Con faldas y a lo loco,  y que entre los bailarines se incluyesen a mis dos buenos amigos: Lidia Jimón y Carlos Cayuela, podría hacerme perder un poco la ecuanimidad, pero no, os aseguro que si salí encantado de allí y disfruté muchísimo es porque el espectáculo es muy bueno y merece la pena.

El lugar donde se celebró el concierto no daba para una puesta en escena más allá de correcta pero es algo muy secundario y que no echas en falta en cuanto comienzan a sonar las primeras notas y Cuca Albert, cantante, directora y productora del espectáculo, empieza a cantar. La cálida voz de cuca transmite la alegría, la tristeza o el romanticismo de cada tema que interpreta. Es una voz potente y dinámica o susurrante y aterciopelada según  lo requiera cada tema. Tiene una voz con personalidad propia aunque a mí, en alguna ocasión, me recordó mucho a Stacey Kent y, alguien me comentó, a Sole Giménez, la antigua vocalista de Presuntos Implicados, que son dos voces excelentes.

Y qué decir de los músicos, excepcionales todos ellos, y que hacían vibrar con su buen hacer con cada uno de los instrumentos en escena, tanto tocando en conjunto como haciendo cada uno sus propios solos. Héctor García Roel, guitarra; Gerardo Ramos, Contrabajo; David Herrington, trompeta; José Antonio Guerra, percusión; Saúl Jiménez, Violín y, dejo para el finala, Marcos Prieto, Clarinete y Daniel Cabrera, banjo por ser de los más conocidos en la escena swing madrileña por ser componentes de, entre otras formaciones, de la Madrid Hot Jazz Band.

Si La República del Swing brilla, y mucho, en su faceta musical, podría triunfar únicamente como concierto, no se puede discutir que el aporte de los números musicales es el complemento que, sobre todo para los hoppers, le hace redondo como espectáculo. En este apartado contamos con la espectacularidad de Carlos Cayuela, el perfeccionismo de Lidia Jimón y la elegancia  de Maite Martín que bailaron, tanto individualmente como en pareja: lindy, claqué, jazz step, blues y algo de shag. Personalmente, eché en falta el balboa, ya habría sido redondo para poder disfrutar de los bailes más en boga, relacionados con el swing, en la actualidad.

Y el repertorio musical elegido con un gran gusto, una mezcla de clásicos muy conocidos con otros no tanto pero, que juntos y distribuidos en el espectáculo de forma brillante, hacen un conjunto idóneo. A los ya mencionados, On the Sunny Side of the Street y Running Wild, hay que sumar temas como Dream a Little Dream of me, Rosetta (versión instrumental) o La Vie en Rose.

En conclusión, disfruté mucho con el concierto-espectáculo, tanto como sufrí por tener que estar sentado en una butaca sin poder bailar, pues para mi fue una gratísima sorpresa tanto la voz de Cuca como el sonido, tan espectacular, de los músicos (y eso que hubo algunos problemas de sonido que no hicieron desmerecer en nada la calidad de los mismos). Menos sorpresa fueron los bailarines, Carlos y Lidia, a los que conozco ya muy bien, y que sabía que no me iban a decepcionar.

Por lo que sé su intención es ir ampliando el repertorio y presentar La República del Swing en más y mejores locales. Habrá que estar atentos.

Os dejo un par de vídeos, que me ha proporcionado Laura Palacios, otra muy buena amiga, para que os hagáis una idea. Eso sí, la calidad del audio no hace justicia al sonido, es lo malo de los móviles.

Te puede interesar

Deja un comentario