ImprescindiblesReflexiones

LA IMPORTANCIA DE LA MÚSICA PARA BAILAR

7 agosto, 2017 4 Comments

Decir que la música es imprescindible para poder bailar es algo poco menos que discutible, pero que no toda la música sirve para nuestros bailes sociales, tampoco debería serlo. Cuantas buenas fiestas, jams o festivales se han echado a perder por no tener una música cuidada o ajustada a los bailarines, tanto por ritmo como por tiempos.

Y con esto no quiero decir que la música sea de mala calidad, ni mucho menos. He asistido a algún festival con bandas en directo que sonaban de maravilla pero con temas no aptos para el baile: canciones de 6, 7 y 8 minutos con un ritmo desenfrenado, y más cuando son la norma y no la excepción en una actuación. Y si nos vamos al polo contrario, ritmos excesivamente lentos y, también, de larga duración, tampoco motivan demasiado a los bailarines.

Lo ideal, sería  limitar la duración de las canciones por debajo de los cuatro minutos, aunque siempre se puede hacer alguna excepción con algún tema. Y tampoco se debería abusar, tanto de ritmos demasiado rápidos como demasiado lentos aunque, por supuesto, no hay que dejarlos de lado.

Esto también es aplicable a las personas que pinchan, obviamente, su selección musical es de vital importancia para que una fiesta sea un éxito y los bailarines disfruten bailando. Y siempre será preferible que haya alguien pinchando o pendiente de los bailarines para elegir una música u otra según vea el ambiente que hay, que dejar pinchada una lista grabada de antemano.

En definitiva, que habría que diferenciar entre la música para escuchar y la música para bailar, aunque a veces no nos resulte fácil, y no deberíamos olvidarnos de valorar a aquellos músicos y DJ’s que piensan en nosotros y seleccionan con mimo y cuidado sus canciones.

Te puede interesar

4 Comments

Raquel 7 agosto, 2017 at 08:35

Suscribo.

Reply
Belen 7 agosto, 2017 at 09:32

Totalmente de acuerdo. Una buena canción motiva mucho más el baile!!!!

Reply
Raymon 7 agosto, 2017 at 21:53

Pues menos mal que alguien se atreve a decirlo porque parece que si sostienes esa teoría te tachan de inculto musical o de quejica o yo qué sé. Mi última experiencia en este polémico asunto ha sido hace nada en Herrang y la norma en la cuarta semana siempre en mi personal y discutible opinión ha sido la de la banda de músicos impecable en la ejecución y técnica pero desastrosos eligiendo la duración y el tempo de los temas, y el Dj en la otra sala tres cuartos de lo mismo, temas muy poco conocidos muy instrumentales y llenos de florituras jazzisticas muy complicados para bailar a no ser que seas un crak mundial que no es mi caso.
En estos dos casos no obstante he aprovechado para disfrutar de la música sin bailar demasiado lo cual a veces se agradece.

Reply
Esther 8 agosto, 2017 at 20:47

Muy acertado este post. Desde luego, hay que distinguir entre un concierto (ahí la banda que elija lo que le vaya pareciendo) y música al servicio del baile… Ahí no queda otra que pensar en los bailarines,.

Reply

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.