ArtículosBailarines

FRED ASTAIRE

27 Enero, 2017 4 Comments

Frederick Austerlitz, más conocido como Fred Astaire (Omaha, Nebraska, 10 de mayo de 1899-Los Ángeles, California, 22 de junio de 1987), fue un actor, cantante, coreógrafo, bailarín de teatro y cine, y presentador de televisión estadounidense.

Su carrera teatral y su posterior carrera en el cine abarcó un total de setenta y seis años, durante los que rodó 31 películas musicales. Está particularmente asociado con Ginger Rogers, con quien hizo diez películas que revolucionaron el género.

Balanchine y Nureyev le consideraron el mejor bailarín del siglo XX, y está generalmente reconocido como uno de los bailarines más influyentes en la historia de los musicales de cine y televisión. Fue nombrado la quinta “Mejor estrella masculina de todos los tiempos” por el American Film Institute.

Su padre era Frederic “Fritz” Austerlitz, un inmigrante católico austríaco, su madre nació en EE. UU. de padres alemanes luteranos. Astaire se convirtió, junto a su hermana, a la confesión episcopal en 1912.

Fred y su hermana Adele tomaron el apellido Astaire para su actuación en un vodevil, en 1905. Una leyenda familiar lo atribuye a un tío apellidado “L’Astaire”. La carrera de la pareja en el mundo del espectáculo continuó, con una mezcla de éxitos y algunas interrupciones para evitar problemas con las leyes de trabajo infantil de la época. En 1917 se presentaron en Broadway con Over The Top, algunas fuentes afirman que los hermanos Astaire aparecieron en una película de 1915 titulada Fanchon, the Cricket, protagonizada por Mary Pickford, pero esto no está corroborado. Fred Astaire conoció a George Gershwin, que estaba trabajando como song plugger en la editora musical de Jerome H. Remick, y en 1916 empezaron una amistad que iba a afectar profundamente las carreras de ambos artistas.

Durante los años 20, Fred y Adele actuaron en Broadway y en teatros de Londres en espectáculos como Lady Be Good, Funny Face y The Band Wagon, ganándose la aclamación del público de ambos lados del Atlántico. Hicieron varias grabaciones en equipo. Se separaron en 1932, cuando Adele se casó con Charles Cavendish, un hijo del duque de Devonshire. Fred Astaire continuó obteniendo éxitos en Broadway y en Londres con The Gay Divorcee (La alegre divorciada), mientras consideraba ofertas de Hollywood.

En 1933 sería contratado por RKO Pictures que le prestaría durante unos pocos días a MGM para su debut en Hollywood, donde apareció como él mismo bailando con Joan Crawford en la exitosa película musical Dancing Lady (Alma de bailarina).

En su retorno a RKO Pictures encabezó el reparto al lado de Ginger Rogers y las dos grandes estrellas de la RKO en aquel momento: la mexicana Dolores del Río y el brasileño Raul Roulien en la película de 1933 Flying Down to Rio (Volando a Río), en la que el papel de la pareja Astaire-Rogers era secundario. En una crítica, la revista Variety atribuyó su enorme éxito a la presencia de Astaire: «El principal punto de Flying Down to Rio es la promesa de la pantalla Fred Astaire… Él es una apuesta segura después de esta película, porque la pantalla le quiere claramente, el micro es amable con su voz y como bailarín pertenece a una clase para sí solo. La última observación no será noticia para la profesión, que ha admitido desde hace tiempo que Astaire comienza a bailar donde los otros no llegan». Aunque Astaire fue inicialmente muy reacio a formar parte de otros equipos de baile, fue convencido por las súplicas obvias del público, que se olvidó completamente de del Río y Roulien, las teóricas estrellas de la película y que sólo tuvo ojos para la pareja Astaire-Rogers, por lo que RKO apostó por los nuevos valores; Astaire apareció en un total de diez películas musicales con Ginger Rogers.

Esa pareja y la coreografía de Astaire y Hermes Pan, ayudaron a hacer del baile un elemento importante de las películas musicales de Hollywood. La serie de Astaire-Rogers está entre las mejores películas de los años 1930. Incluyen The Gay Divorcee (La alegre divorciada) (1934), Roberta (1935), Top Hat (Sombrero de copa) (1935), Follow the Fleet (Sigamos la flota) (1936), Swing Time (En alas de la danza) (1936), Shall We Dance (Ritmo loco) (1937), y Carefree (Amanda) (1938). Su trabajo en común les elevó al estrellato; como Katharine Hepburn dijo, «Él le daba clase y ella le daba sensualidad». (Nota del autor: La frase exacta de Katharine era: «He gave her class. She gave him sex» —«Él le daba clase. Ella le daba sexo»—. El sentido de la frase tenía una clara intención despectiva expresamente hacia Rogers y era conocida por entonces la poca simpatía que había entre ambas).

A Astaire se le reconocen dos innovaciones importantes en las películas musicales, primero, su insistencia en que la cámara (casi estacionaria) filmara una rutina de baile en una única toma, si es posible, mientras mantiene a los bailarines en todo el encuadre durante todo el tiempo —una política que Astaire mantuvo desde The Gay Divorcee (1934), hasta que fue invalidado por Francis Ford Coppola— que también despidió a Hermes Pan – cuando dirigía Finian’s Rainbow (El valle del arco iris) (1968). En segundo lugar, fue firme en que todas las canciones y rutinas de baile estuvieran integradas suavemente en el argumento de la película, ayudando así a que la historia avanzase. Habitualmente, una película de Astaire incluía una interpretación individual para Astaire, una rutina de baile de comedia en pareja y una rutina de baile romántico en pareja.

Los críticos de baile Arlene Croce y John Mueller consideran que Rogers ha sido la mejor pareja de baile de Astaire, mientras reconocen que algunas de sus últimas parejas mostraron una destreza de técnica de baile superior, un punto de vista compartido por Hermes Pan y Stanley Donen.

Sin embargo, Astaire seguía poco dispuesto a tener su carrera atada exclusivamente a cualquier pareja, ya habiendo sido vinculado con su hermana Adele en el teatro. Incluso negoció con RKO para emprender el camino en solitario con “A Damsel in Distress” en 1937, que resultó una película sin éxito. Volvió para hacer dos películas más con Rogers, Carefree y The Story of Vernon and Irene Castle y, cuando los dos perdieron dinero, Astaire dejó RKO, mientras Rogers permaneció y se convirtió en la propiedad más fuerte del estudio a principios de los años 1940. Se reunieron en 1949 para su décima y última aparición en The Barkleys of Broadway.

Extremadamente modesto sobre sus capacidades de canto —frecuentemente afirmaba que no sabía cantar— Astaire presentó algunas de las canciones más célebres del Great American Songbook, en particular, «Night and Day» de Cole Porter en Gay Divorce (1932); «Isn’t it a Lovely Day» de Irving Berlin, «Cheek to Cheek» y «Top Hat, White Tie and Tails» en Top Hat (1935), «Let’s Face the Music and Dance» en Follow the Fleet (1936) y «Change Partners» en Carefree (1938). Presentó “The Way You Look Tonight” de Jerome Kern en Swing Time (1936); “They Can’t Take That Away From Me” de the Gershwins’ en Shall We Dance (1937), “A Foggy Day” y “Nice Work if You Can Get it” en A Damsel in Distress (1937) y presentó “One for My Baby” de Johnny Mercer en The Sky’s the Limit (1943) y “Something’s Gotta Give” en Daddy Long Legs (1955) junto con Harry Warren y “This Heart of Mine” de Arthur Freed en Ziegfeld Follies (1946).

Aunque poseía una voz suave, era admirado por su lirismo, dicción y construcción – la gracia y la elegancia tan apreciada en su baile parecía tener su reflejo en su canto, una capacidad de síntesis que llevó a Burton Lane a describirle como “El mejor intérprete musical del mundo.” Irving Berlin consideró a Astaire igual que cualquier intérprete masculino de sus canciones —«tan bueno como Jolson, Crosby o Sinatra, no necesariamente por su voz, sino por su idea de proyectar una canción»—. Jerome Kern le consideró el intérprete masculino supremo de sus canciones y Cole Porter y Johnny Mercer también admiraron su tratamiento único de su trabajo. Y mientras George Gershwin era algo crítico con las capacidades de cante de Astaire, escribió muchas de sus canciones más memorables para él.

En 1939, Astaire dejó RKO para hacerse autónomo y buscar nuevas oportunidades cinematográficas. Se unió con otras estrellas, notablemente con Bing Crosby en Holiday Inn (1942) y más tarde Blue Skies (1946). Fue casi superado en Broadway Melody of 1940 (1940) por una de sus primeras parejas de baile post-Rogers, Eleanor Powell. Otras parejas durante este período incluyen a Paulette Goddard en Second Chorus (1940), Rita Hayworth en You’ll Never Get Rich (1941) y You Were Never Lovelier (1942), Joan Leslie en The Sky’s the Limit (1943), y Lucille Bremer en Yolanda and the Thief (1945) y Ziegfeld Follies (1946). Ziegfeld Follies también contiene una pareja memorable de Astaire con Gene Kelly.

Después de anunciar su retiro con Blue Skies en 1946, Astaire pronto volvió a la gran pantalla para reemplazar al herido Gene Kelly en Easter Parade (1948) junto con Judy Garland y Ann Miller, y para una reunión final con Rogers, The Barkleys of Broadway (1949). Él entonces siguió haciendo más musicales durante los años 1950: Let’s Dance (1950) con Betty Hutton, Royal Wedding (1951) con Jane Powell, Three Little Words (1950) y The Belle of New York (1952) con Vera Ellen, The Band Wagon (1953) y Silk Stockings (1957) con Cyd Charisse, Daddy Long Legs (1955) con Leslie Caron, y Funny Face (1957) con Audrey Hepburn. Su legado en este punto eran treinta películas de musicales en un período de veinticinco años. Más tarde, Astaire anunció que se retiraba de bailar en el cine para concentrarse en el teatro dramático, obteniendo críticas muy favorables por el drama sobre la guerra nuclear On the Beach (1959).

Murió el 22 de junio de 1987 a los 88 años, debido a una neumonía. Fue sepultado en el Cementerio Oakwood Memorial Park en Chatsworth (California).

Fuente: Wikipedia

Escuchar en Spotify

Fred Astaire’s Finest Hours

 

Te puede interesar

4 Comments

Esther 27 Enero, 2017 at 09:01

Me ha encantado el post, de mi muy admirado, genial, elegantísimo Fred Astaire. Mil gracias, Ángel, por escribirlo. Además, muy completo, tiene datos que desconocía (y te digo yo que soy una friki de Mr. Astaire desde pequeña). Me parece maravilloso, por supuesto, como bailarín. Un grandísimo, inigualable.
Pero como cantante, sin tener una gran voz, es verdad que defendía muy bien los temas, les daba mucha intención. Y, en algún sitio he leído algo así (tengo una memoria horrible) como que Cole Porter dijo que era de los pocos cantantes con un registro tan amplio como para poder cantar su “Night and Day” desde los graves hasta los agudos, con tanta elegancia, sin que pareciera forzado en ningún momento.

Muy chulos los videos. Si me permites una sugerencia, el último, con Rita Hayworth, me parece mejor con la música original (además hace referencia al paso “Shorty George” del shim-sham), que a mí me hace mucha gracia. Aquí dejo el link.

http://www.dailymotion.com/video/xwr8u8_fred-astaire-rita-hayworth-you-were-never-lovelier_shortfilms

Reply
DaddySwing 27 Enero, 2017 at 09:10

Muchas gracias, Esther, cambiado el último vídeo, cosas de las prisas, no me paré a escucharlo, sorry

En cuanto al amigo Fred, me he guardado un dato que publicaré, posiblemente, la próxima semana como una curiosidad. A ver si la conocías

Reply
Esther 28 Enero, 2017 at 10:54

Ay, que nos tienes en ascuas, jajajaa. Esperaré pacientemente. Siempre encuentras datos súper curiosos. 😀

Reply
DaddySwing 28 Enero, 2017 at 11:49

jajaja es bastante curioso el tema, sí

Reply

Deja un comentario