Historia

COTTON CLUB

20 junio, 2018 7 Comments

Cotton Club, legendario local nocturno en el distrito de Harlem de la ciudad de Nueva York que durante años contó con la presencia de destacados artistas negros que actuaron para un público blanco. El club sirvió como trampolín a la fama para Duke Ellington, Cab Calloway, y muchos otros.

Jack Johnson, el primer campeón de boxeo de peso pesado afroamericano, abrió el Club Deluxe, un club nocturno de 400 asientos en la esquina de 142nd Street y Lenox Avenue, en 1920. En 1922 el club fue adquirido por Owen (“Owney”) Madden, una conocida figura del hampa de Manhattan. Madden rebautizó el establecimiento como Cotton Club, limitó la audiencia a los clientes blancos, remodeló por completo el interior y convirtió al club en el cabaret más popular de Harlem. El nuevo club de 700 asientos ofrecía un entorno estimulante para sus espectáculos nocturnos. Las emisiones de radio semanales propagaron la fama del club y de sus músicos a nivel nacional.

Entre las muchas figuras fundamentales del jazz y el blues que actuaron en el Cotton Club, el director de orquesta Duke Ellington fue quizás el más estrechamente relacionado con el lugar. Su orquesta fue contratada como house band en 1927, y se dice que la decoración primitiva del club inspiró el “jungle style” de sus bandas de la época. Mood Indigo, Black and Tan Fantasy, Creole Love Call y Rockin’ in Rhythm fueron algunos de los clásicos de Ellington interpretados por primera vez por la banda durante sus años en Cotton Club. Cab Calloway y su orquesta tomó el relevo a Duke Ellington en 1931; ellos también tuvieron una larga y exitosa carrera en el club. Otros artistas prominentes, incluyendo a Louis Armstrong, Ethel Waters, Lena Horne, Bill (“Bojangles”) Robinson, y Stepin Fetchit, también contribuyeron enormemente al éxito del club.

Los mejores años del Cotton Club fueron de 1922 a 1935. Después de los disturbios de Harlem de 1935, el establecimiento se trasladó a la calle 48 Oeste, pero el club nunca recuperó su éxito anterior y fue cerrado en 1940. Desde entonces, el nombre Cotton Club ha sido apropiado por los clubes nocturnos de todo el mundo, incluyendo una recreación del club original en Harlem que abrió sus puertas en 1978. Películas como The Cotton Club (1984) de Francis Ford Coppola y el documental Jazz (2001) de Ken Burns llevaron la historia a nuevos públicos.

 

Te puede interesar

7 Comments

M Jesús de Juan González 20 junio, 2018 at 08:28

Sería estupendo que hubiese un club con esa música en la actualidad, sin vetar la entrada a nadie, por supuesto. Cuando pienso en la película de Coppola, me trasladó a esa época, aunque en la actualidad con la ley antitabaco el ambiente no sería él mismo. Queda claro el poder de los medios de comunicación, en este caso de la radio, que hizo que la música llegase a todos los hogares y que los músicos alcanzasen fama internacional.

Reply
DaddySwing 20 junio, 2018 at 09:12

a mí me gustaría más una sala Savoy, el Cotton Club era demasiado elitista y más para ver que para participar

Reply
Esther 20 junio, 2018 at 13:55

El Cotton Club, no sé si elitista, pero desde luego racistas. Rígida política de “negros en el escenario para un público blanco”. Creo recordar que alguna actriz (¿La Monroe?) se puso chulita y dijo que o entraba con su amiga Ella Fitzgerald al club, o no volvía…
Pero el post, es estupendo. Y el video, lo más. Como (casi) siempre 😀

Reply
DaddySwing 22 junio, 2018 at 08:42

En aquella época, todos los locales eran racistas, menos el Savoy que no hacía distinciones entre sus “parroquianos”.

Sobre el episodio que comentas de Marilyn y Ella, ya puse, en su día, un artículo, pero no fue en el Cotton Club sino en el Mocambo de Los Angeles

http://daddyswing.es/ella-fitzgerald-y-marilyn-monroe/

Reply
Esther 22 junio, 2018 at 09:15

¡¡¡Ahí es donde lo había leído, entonces!!! Jajaja, eres un referente, como ves 🙂

DaddySwing 22 junio, 2018 at 09:59

ya me gustaría

Mariola 20 junio, 2018 at 12:09

Cosas interesantes como siempre
La primera la importancia de la difusión por radio ! Qué visión tuvieron. Gracias a esa oportunidad llegaron mucho más lejos y echaron raíces. Hoy sería impensable porque la gracia esta en que el jazz es fresco y único cada vez. Depende mucho también de la improvisación. Un par de curiosidades que veo en el vídeo: el usar sombreros como sordinas. Y el hecho de que parece que a cada intérprete ,incluso si tocaba el piano ,le gustaba exagerar el movimiento corporal. Como para destacar su propia forma de tocar .
Por último me pregunto de dónde vendría la palabra Cotton (algodón) para este Club ? Seguro que no fue casual
Gracias Daddy !

Reply

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.